NO SE PIERDAN LAS PREDICCIONES DEL 2016 POR SOLANGE

 

DIOS

Y el primer día de la semana, cuando llegaron a sus oídos los sonidos de las campanas del templo, uno de sus discípu­los habló y
dijo:
Maestro, por aquí oímos mucho hablar de Dios.
¿Qué nos dices de Dios y quien es El, en realidad?
Y el profeta se puso en pie frente a ellos como un árbol joven,
sin miedo a los vientos y a la tempestad, y contestó:
Pensad ahora, compañeros míos y amados amigos míos, en un corazón que contiene a todos vuestros corazones; en un amor que abarca todos vuestros amores; en un espíritu que envuelve a todos vuestros espíritus; en una voz que cubre a todas vuestras voces, y en un silencio más profundo que todos vuestros silencios, e intemporal.
Tratad ahora de percibir en lo más profundo de vuestro yo una belleza más encantadora que todas las cosas bellas; un canto más vasto que los cantos del mar y del bosque; una majestad sentada en un trono junto al cual Orión no es sino una tarima, y que ase un cetro en el que las Pléyades no son sino el resplandor de unas gotas de rocío.
Lo único que habéis buscado siempre es sólo alimento y techo, un vestido y un báculo; buscad ahora a Aquel que no es ni un objetivo para vuestras flechas ni una-cueva de piedra para protegeros de los elementos.
Y aun si mis palabras son una roca y un enigma, buscad para que vuestros corazones se abran, y para que vuestras preguntas puedan llevaros al amor y a la sabiduría del Altí­simo, aquel a quien los hombres llaman Dios.
Y los discípulos permanecieron silenciosos y había per­plejidad en sus corazones;
Y Almustafá sintió compasión de ellos, y los miró con ternura, y dijo:
Ahora, no hablemos ya de Dios Padre. Hablemos, mejor, dé los dioses, es decir, de vuestros vecinos y de vuestros her­manos, de los elementos que se agitan alrededor de vuestras casas y en vuestros campos.
Os gustaría elevaros hasta las nubes y las consideraríais altas; y os gustaría pasar sobre el vasto mar, y a esto le llama­ríais distancia. Pero yo os digo que, cuando sembráis una semilla en la tierra, alcanzáis una altura mayor; y que cuando elogiáis la belleza de la mañana y saludáis a vuestro vecino, cruzáis un mar mayor.
A menudo cantáis a Dios, el Infinito, y sin embargo, en realidad no oís la canción. Quisiera yo que escucharais a las aves canoras, y a las hojas que abandonan la rama al pasar el viento, y no olvidéis, amigos míos, que estas hojas sólo cantan cuando están separadas de la rama.
Nuevamente o- s conjuro a que no habléis tanto de Dios, que es vuestro Todo, sino que tratéis de hablar de vosotros, y de comprenderos unos a otros, vecinos a vecinos, de dios a dios.
Porque, ¿quién dará alimento a los polluelos que están en el nido-, si el ave madre vuela por los cielos? ¿Y qué anémona de los campos será fecundada, amenos que se una a ella una abeja procedente de otra anémona?
Es sólo cuando estáis perdidos en vuestro pequeño yo cuando buscáis el cielo al que llamáis Dios. Quisiera yo que encontrarais caminos hacia vuestros egos más vastos; que fueseis menos perezosos y pavimentarais los caminos... Marineros míos y amigos míos, sería más sensato hablar menos de Dios, al que no podemos comprender, y que hablá­ramos más de unos y otros, de nosotros mismos, a 'los que acaso podamos comprender. Sin embargo, por ahora quisiera que comprendierais que somos el aliento y la fragancia de Dios. Somos Dios, en la hoja, en la flor, y, a veces, en el fruto.

                         GIBRAN KHALIL GIBRAN



 



MIL BENDICIONES DE SOLANGE Y MARIO